Entradas

Tú, mi sueño (parte 5)

Mariana estuvo llorando una semana. No quería aceptar que no volvería a ver a su abuelo nunca más. Era con la persona que más cómoda en el mundo se sentía. Con él se sentía querida. Con esto no quiero decir que con el resto de su familia no se sintiera querida. Con esto quiero decir que con su abuelo es con quien más querida, más respetada, más importante, más admirada… se sentía. Él se lo demostraba siempre, cada día. Así que con su pérdida ella también se sentía perdida.
A lo mejor su abuelo sabía que le pasaba a Mariana. Por esto aún le dedicaba un poco más todo este cariño.
Mariana no ha dejado de pensar en su abuelo nunca. Cada día de su vida piensa en él. Incluso muchas noches sueña con él. Aún a día de hoy, se pregunta porque su abuelo se marchó tan temprano. Lo hecha mucho de menos. Mariana lo adoraba. Y su abuelo la adoraba a ella. Muchas veces, ya de mayor, cuando Mariana tiene que tomar alguna decisión, cuando le pasa alguna cosa, ya sea laboral, personal, se pregunta ¿Qué …

Fin de año a Galicia

Imagen
Holiña! ¿Qué tal estáis? Espero que muy bien. En el post de hoy voy a hablaros de mi viaje de fin de año que hice del 29 de diciembre de 2017 al 3 de enero de 2018 a Galicia. Llevo cuatro años celebrando el fin de año fuera de casa. Empecé por Paris, seguido de Londres, de Madrid y este año Santiago. Aunque sean 3 días es una excusa para hacer una escapadita. Por lo que se refiere a los precios puedes encontrar buenos precios si lo miras con tiempo. Ahora evidentemente no lo miraré, pero en mayo, junio de 2018 sí que empezaré a mirar viajes para fin de año 2018-2019. Soy de las que les gusta tener las cosas bastante organizadas y planificadas. A parte en estas fechas es conveniente mirarlo con tiempo ya que puede salirte más barato que si esperas a ultimo momento. Así que ya sabéis, si alguna vez habéis pensado en iros de fin de año fuera empieza a mirarlo seis meses antes. Bueno, a lo que vamos. Hoy viajaremos a Galicia.
Día 1, de ida. Como viene siendo de costumbre en mis últimos vi…

Tú, mi sueño (parte 4)

¿Quién era él? ¿Quién era su él? ¿Quién sería su él?
Los chicos y chicas de la clase de Mariana empezaban a tener novios y novias. Ella no. Incluso muchas veces no le gustaba nadie. No se gustaba ni a sí misma.
Seguía con sus visitas al psicólogo pero ahora ya menos a menudo. Una vez a la semana, una vez cada dos semanas, una vez al mes y así progresivamente hasta dejar de ir.
Ella pensaba, ¿quién puede ser mi novio? Pero no le gustaba nadie. En su cabeza solo se repetía la frase que ella no encontraría a nadie. Ella nunca tendría novio. A mí no me querrá nadie se decía. ¿Quién va quererme a mí siendo gorda? Nadie. Así que ya no quería que nadie le gustase, porque como no sería su novio, ya no quería sufrir más. Ya tenía suficiente con lo que sufría con el otro tema en soledad.
Y, es curioso, pero con su hermano se escondían de sus abuelos y comían chuches y potajes que se hacían ellos mismos. Mariana nunca perdió el hambre.
Una semana en la Super Pop o en alguna de estas revistas, reg…

Despedida

Imagen
Despedida. O hasta pronto. O no es un adiós sino un hasta luego. Cuando no quieres despedirte de alguien es más difícil decir adiós.
Hoy en día, es verdad que con las redes, es como si todos estemos más cerca, no obstante el contacto físico no lo sustituye ninguna red social. Por segunda vez he tenido que despedirme de una amiga. Se marcha otra vez a continuar su aventura por Australia. Y digo otra vez porque hace un par de años estuvo allí viviendo. Y volvió. Y ahora se ha vuelto a marchar.
Con ella pasé todo el día de mi cumpleaños. Eran como dos celebraciones, mi aniversario y su hasta pronto-mucha suerte.
La verdad es que la admiro. A mí me costaría mucho hacer lo que ella hace. La primera vez que se marchó todo fue muy rápido. Yo quedé con ella a Barcelona, ya que por aquel entonces ella trabajaba en la Sagrada Familia. Era julio y me dijo así de golpe y sin avisar en agosto me marcho a Australia. ¡Me lo dijo como quien pide un café! Hablábamos a menudo por whatsapp y no me había…

Tú, mi sueño (parte 3)

Mariana empezó a comprarse la revista Super Pop, Vale, Bravo, y por un lado colgaba los posters de sus ídolos de aquel momento, como los Backstreet Boys, Leonardo DiCaprio, Brad Pitt… y por otro lado, colgaba fotografías de modelos desfilando en pasarelas.
Sus padres se lo contaron a la psicóloga y esta les recomendó que no tuviera colgadas a las modelos anoréxicas en su pared. Mariana quería ser como ellas.
Pasaban los meses y la sonrisa de Mariana no volvía a su cara. Su interior estaba destrozado. Su corazón estaba hecho pedazos. Siempre estaba triste, cada día era más envidiosa, basta, negativa… incluso en ocasiones un poco agresiva.
En el cole, en la calle… seguía llamándose Gorda. De hecho este era su único nombre.
Se mosqueaba con ella misma cuando iba por la calle y escuchaba ¡Gorda! y al girarse y escuchar risas, ella se mosqueaba por haberse girado. Pero no podía evitarlo. Lo hacía inconscientemente, y cuando se daba cuenta se ponía aún más triste.
Incluso confundía ¿qué hor…

No quiero que se cumpla mi sueño

Imagen
Había una vez, un día que me levanté antes que sonara el despertador. Nerviosa. Inquieta. Llevaba fumando desde los 14 o 15 años, no lo recuerdo muy bien. Lo que sí que recuerdo bien es que tenía 27 años y quería dejar de fumar. Casi llevaba media vida acompañada del tabaco. Tenía clarísimo que quería dejarlo pero no sabía cómo. También sabía que no quería contaminarme más para dejarlo. Quería hacerlo solamente con mi ayuda. Aquel día, al despertar decidí que no quería que se cumpliese mi sueño.
Supongo que hacía tiempo que me estaba auto convenciendo. Aquel día me levanté helada, solidarizándome con el riguroso frío de enero que hacia fuera. Había soñado que me despedía de todos mis seres queridos. Había ido al médico y este me decía que me quedaban pocos meses de vida. En este sueño tenía la edad que tenía en aquel momento. Quiero decir que no me veía de viejecita. Bajé a la cocina y se lo expliqué a mi madre. Ella, sólo me dijo: “pues ya sabes hija…” Este día decidí que no quería qu…