Entradas

Mostrando entradas de enero, 2018

Tú, mi sueño (parte 2)

A Mariana siempre le ha gustado soñar. Cuando era pequeña soñaba que hacia viajes ella sola a países que ni tan siquiera sabía el idioma. Pero a medida que se hacía mayor le iban entrando los miedos. Desde pequeñita apuntaba maneras en lo que se refiere a las palabras. Su madre siempre dice que con un año hablaba perfectamente. Muy claro. Se la entendía muy bien. Sus profesoras siempre decían que hacía mucha gracia que tan pequeña y tan claro hablaba.
Era una niña muy feliz. Cuando se iba de vacaciones con sus padres, su padre tenía una cámara de vídeo y ella siempre hacia de reportera. Aquí a la derecha tenemos esto, aquí a la izquierda tenemos lo otro. Se lo inventaba ya que no tenía ni idea de lo que era lo que estaban visitando.
No obstante cuando le preguntaban que qué quería ser de mayor, ella respondía ¡trabajar con papeles!. ¿Eso qué significa? Trabajar con papeles. A día de hoy ella tampoco sabe a qué se refería.
Mariana, era una niña que adoraba a su abuelo, era casi como su …

Lisboa (ni se te ocurra ir con tacones)

Imagen
La ciudad de las siete colinas, los graffitis, los pastelitos, los tranvías, el fado, el bacalao, las sardinas, la amabilidad de su gente, el caos de los transportes y las preciosas calles de piedrecitas y callejuelas entre muchos otros detalles. Así es como la defino, y así es como se resume lo que te puedes encontrar allí, para mí, claro está.
Vienes 24 de noviembre a las 3.30 de la madrugada suena el despertador. Me levanto como si no hubiese mañana directa a la ducha. Me visto y pitando me marcho a buscar a mi amiga. Antes de las 6.00 ya estamos en el aeropuerto de Barcelona.
Tomamos un café y un vegetal y las 7.26 minutos despegamos. Dieciséis minutos tarde. Por primera vez no he escogido asiento en el avión. Me ha tocado pasillo y no me gusta. A mí me gusta mirar por la ventana y hacer fotos. Veo a mis compañeros de fila que hacen unas fotos espectaculares de la salida del sol. Son portugueses, así que aprovecho para escuchar este acento completamente desconocido para mí. No ent…

Tú, mi sueño (parte 1)

En otoño las temperaturas comienzan a descender y los días son más frescos. No obstante, este día en que las hojas cambiaban de color sabía que iba a prometer, pero no me podría llegar a imaginar hasta qué punto. Este día cambiaria mi vida para siempre. A las 16 horas, mi amiga Manuela y yo, estábamos nerviosas a punto de entrar en el Hotel The Seasons de Londres. Había escogido un vestido de color negro con flores por la parte de arriba. El zapato era con poco tacón ya que él es más bajito que yo. O igual. Pero en aquel momento yo aún no lo sabía.
Entramos.
Nuestras miradas se cruzaron a lo lejos y en mi interior un tsunami me recorrió todo el cuerpo. De arriba abajo. De abajo arriba. Nada de mariposas en el estómago. Mil abejas me recorrieron cada rincón de mi cuerpo. Me quedé paralizada. Mis ojos no se podían apartar de los suyos. Nuestra mirada se quedó pegada. ¿Quién era él?
¡Mariana, Mariana! Me llamó Manuela.
Volví a la tierra. Volví a ser consciente. Nuestras miradas se convirti…

*30y3*

Imagen
Cuando era pequeña recuerdo que la edad que más ilusión me hizo, fue cumplir diez años. Nunca más volvería a tener un número de edad. Faltaban pocos días para mi aniversario y todo el día estaba repitiendo lo mismo. Voy a tener dos números, voy a tener dos números. Pero por otro lado me daba pena dejar de tener sólo uno. Ahora tenía que empezar a compartir. Y ya sería por siempre jamás.
Hoy es mi cumpleaños. Treinta y tres. Cada año me gusta más hacer años, me encanta celebrarlo y compartirlo con todos mis seres queridos. No me importa la edad cumplida, lo que me importa es que estoy aquí, que cada día tengo las cosas más claras, más sueños por cumplir, más caminos por recorrer y más fuerza para hacerlo.

Cada día que pasa me conozco más. Y es curioso pero hasta no hace mucho puedo decir que no me conocía del todo, y cada día descubro cosas en mí.
Desde pequeña que escucho la frase de aprovechar el tiempo porque cada vez los años pasan más rápido. Y es verdad. Cada año, el cerrar y abrir…